Entrevista a OS

OS es el nombre por el que se hace llamar José María Miranda Muñoz, sevillano que, tras años dedicándose a una formación clásica a piano, decidió comenzar a escribir canciones al toparse con una guitarra a los 15 años de edad.

Tras pasar por varias bandas (Groove On Woods, Cross Roads, Blue Moon), decidió dedicarse exclusivamente a la actividad en solitario que había estado manteniendo de forma paralela. En primavera de 2017 sacó a la luz su nuevo EP, In The Aftermath, íntegramente escrito y producido por él, que se compone de potentes ritmos, así como de momentos más acústicos, pero siempre repleto de melodías, Actualmente se encuentra trabajando en su primera grabación de larga duración, con la que pretende continuar transitando el camino comenzado con ‘In The Aftermath’, explorando otros terrenos a través de los distintos estilos que la conformarán.

Ayudado con frecuencia de un pedal de loops, OS se basta con una guitarra y un piano para defender en directo un conjunto de canciones que provienen del alma, como él mismo las denomina.

¿Cómo se formó el proyecto? ¿Cómo se eligió el nombre?

OS es un proyecto personal en solitario que en realidad siempre ha vivido conmigo, desde mis primeros intentos de escribir canciones de pequeño hasta hoy. Es una parte de mí, esa que necesita reaccionar ante los estímulos externos e internos, una muy íntima con la que únicamente consigo comunicarme en silencio, pero inseparable durante la rutina diaria. Incluso cuando tenía otras bandas solía hacer de forma paralela conciertos en solitario en los que poder sacar a la luz las canciones que constantemente escribía y se iban acumulando. Respecto al nombre, es una larga historia en la que juegan un papel mi infancia, mis amigos y la música, por lo que es un pseudónimo cargado de significado.

¿Cuál fue el primer disco que te gustó escuchar? ¿Y lo último que has escuchado?

En casa de mis padres nunca se escuchaba realmente mucha música, aunque recuerdo a mi padre poniendo a Triana y a Camilo Sesto a todo volumen los fines de semana. No fue hasta mis 11 años, cuando llegó Internet a casa, que comencé a investigar y descubrir música que me hacía alucinar. Recuerdo especialmente descubrir a Janis Joplin y quedar alucinado. Sin embargo, creo que el primer disco con el que llegué a obsesionarme en mi vida fue probablemente con Stripped de Christina Aguilera. Fue un regalo de Navidad para mi hermano cuando yo tenía apenas 12 años. Recuerdo que escuchaba cómo lo escuchaba él en su habitación y al final acabamos pasándonos horas sentados juntos escuchándolo e intentando traducir las letras con nuestro pobre inglés. A día de hoy me sigue pareciendo un disco de gran calidad y cuando puedo le doy una escucha, siempre me trae muy buenos recuerdos.

El último disco que he escuchado es el controvertido ‘El Mal Querer’ de Rosalía, solo por la curiosidad de comprender el origen de todo el escándalo que hay montado. Sinceramente, me parece una propuesta muy interesante.

¿Qué es lo más raro/divertido o terrorífico que te ha pasado en un concierto?

Historias miles. Siempre hay momentos únicos en los conciertos, tanto divertidos como terroríficos. Creo que lo más terrorífico que me ocurrió una vez en un concierto fue cuando estuve tocando en Cádiz con mi anterior banda. Terminando la segunda canción perdí la voz casi por completo, justo antes de una canción muy complicada, por cierto. Tuve la suerte de que fue un concierto no muy largo y defendí el setlist como pude, recomponiendo melodías y bajándolas de tono dentro de lo posible. Pocas veces en mi vida he sudado tanto como aquella noche.

¿Desde cuándo sabes que quieres tocar?

Como comenté al principio de la entrevista, es algo que siempre ha sido parte de mí, escribí mis primeras ‘canciones’ con unos 6 años. De pequeño tenía la costumbre de pedir por Navidad como regalo un radiocasete que me permitiera grabar y muchas cintas. Cualquier objeto que acabara en mis manos y que fuera susceptible de ser utilizado como instrumento de percusión lo usaba y me grababa constantemente haciendo ritmos y cantando melodías sin letras (años después aún sigo riéndome con mi hermano al recordar esto). De hecho, les daba tanta caña a los radiocasetes que siempre tenía que pedir uno nuevo de un año para el siguiente porque acababan estropeándose. Es más, mis padres siempre consideraron más efectivo el castigo sin radiocasete que sin Super Nintendo, historia real.

Cuándo eras más joven ¿Qué tipo de música te gustaba escuchar?

De muy joven fui presa fácil del pop. Sin embargo, más adelante, me enganché a todo lo relacionado con la americana, principalmente el blues y el country e incluso tuve una época en la que escuchaba casi exclusivamente bluegrass. Por suerte, esto ha cambiado con el tiempo y estoy muy contento de haberle perdido el miedo a muchos estilos musicales que antes me parecían intocables y que a día de hoy forman parte de mi música de alguna forma.

¿Te imaginabas antes verte como estás aquí y ahora?

Mi vida no es diferente de la del resto de personas. Me levanto temprano por la mañana, hago deporte, voy a trabajar, llego a casa por la noche y con suerte tengo un poco de tiempo para mí. Aprovecho mis ratos libres para leer, escribir canciones y, si salen, dar conciertos. Lo que sí que es cierto es que no me imaginaba produciendo mis canciones de arriba a abajo, empleando poco más que un teclado MIDI y mi portátil. Ha sido y está siendo un proceso de aprendizaje muy estimulante en el que he notado que toda la música que has escuchado en algún momento de tu vida puede converger en un punto. Es un trabajo que encuentro muy divertido y creativo a la vez y por lo general permite ver resultados motivadores más rápidamente que escribiendo una canción desde cero, al menos para mi forma de trabajar.

¿De qué manera piensas que las RRSS actualmente influyen en la música hoy en día?

¡Las redes sociales lo son todo a día de hoy! Especialmente para la música resultan cruciales. Puedo conocer cada movimiento de la carrera de mis artistas favoritos apenas con un toque de pantalla. Ya no existe la barrera que antes lo ralentizaba todo cuando tu artista favorito no era conocido en tu país. No solo puedo saber acerca de sus proyectos actuales y seguirlos, sino que además puedo aprender una infinidad de cosas de ellos, gracias a las entrevistas y videos en directo a los que uno tiene acceso a través de las redes sociales. Sí, tengo que admitir que soy un poco acosador de la gente a la que sigo, pero bueno, ellos no se enteran, así que no hay daño. En cuanto a mí, dependo exclusivamente de las redes sociales para hacer llegar mi música a otras personas. Sin ellas, mi música no existiría más que en mi habitación.

Recomiéndanos una peli, un libro/cómic o una serie

  • Una película: El Piano, de Jane Campion;
  • un libro: El Plan Infinito, de Isabel Allende;
  • una serie: Utopía.

¿Quién o qué te inspira para crear tus temas?

Principalmente lo que me rodea: situaciones, paisajes, momentos, libros, películas y documentales, sueños que tengo, historias que leo o que me cuentan y, en la mayoría de los casos, la gente, encuentro bastante inspiración en observar a la gente.

¿Cuáles son tus discos preferidos?

Vivo obsesionado con ‘The Dreaming’ de Kate Bush, aunque también tengo una obsesión poco sana con ‘Don Juan’s Reckless Daughter’ de Joni Mitchell y el mítico ‘Station To Station’ de David Bowie. Son mis mayores referentes y artistas favoritos de todos los tiempos.

¿Una banda emergente o poco conocida por el público en general que te guste?

Soy muy, muy fan de Jesca Hoop, una cantautora extraordinaria apenas conocida en España. Es increíblemente sensible y su trabajo es de una belleza casi exagerada. Su inagotable originalidad me tiene siempre deseando ver qué es lo siguiente que hace. Además, tuve la suerte de conocerla en persona en Zaragoza el año pasado tras un concierto suyo al que asistí. Recuerdo ese rato en el que estuve charlando con ella como el mejor momento de mi vida, de verdad.

¿Qué opinas de los circuitos de música en directo en España?

Mi percepción es que es siempre más de lo mismo. Misma gente y/o mismo tipo de propuesta, excepto en algunas ocasiones puntuales en las que algún artista o banda me ha sorprendido en algún festival. Creo que deberíamos ir superando ya el apostar siempre por bandas con repertorios indistinguibles, con las típicas melodías manidas y el combo ganador de batería-bajo-guitarra. Opino que se debería comenzar a considerar la importancia de nuevas propuestas alternativas e innovadoras. Es por eso que hace tiempo que dejé de ser una persona de festivales. Prefiero mucho más los conciertos en lugares íntimos y pequeños. Ahí sí que nunca sabes qué te vas a encontrar.

¿Sois unos clásicos y escucháis vinilos o CD o estáis “streamingtizados”?

Soy un romántico en cuanto al CD se trata. Creo que hay algo muy especial en lo que al formato físico de la música se refiere. Si bien es cierto que lo más importante es la música que contiene el disco, toda la parte visual, con su booklet, los créditos y agradecimientos me parecen igualmente necesarios. Todo lo que escucho lo tengo en formato disco, excepto cuando se trata de una canción puntual de algún artista, pero no tengo interés por comprarme su disco. Toda la música que me gusta la termino adquiriendo en formato físico, tarde o temprano. De hecho, tengo una especie de ritual cuando me compro un nuevo disco, que es sentarme con mis auriculares a escucharlo leyendo las letras, dos veces seguidas como mínimo. Aún tengo pendiente pasarme al vinilo, probablemente porque no dispongo de un reproductor. Si esto ocurre algún día, definitivamente será mi ruina.

¿En qué estudio te gustaría grabar un disco?, ¿algún productor que te motive?

Sin duda alguna en los Estudios Hansa de Berlín, donde Bowie grabó Low y “Heroes”. Siento bastante afinidad por lo alemán, amo Berlín y Bowie es una de mis mayores influencias. Definitivamente sí.

Estaría muy interesado en trabajar con Blake Mills como productor. Es un chico muy joven pero con una capacidad increíble para crear unas producciones de lo más elegantes. Pienso que tiene la sensibilidad adecuada para saber dónde colocar cada instrumento y conseguir obras minimalistas pero de gran carga emocional, que es justo lo opuesto de lo que suelo hacer. Podría aprender muchísimo de una experiencia como esa.

¿Próximos planes?

Pues estoy ahora mismo en un momento muy emocionante. Tras un año y medio de mucho trabajo acabo de terminar de producir el que será mi primer LP. Me lo propuse un poco de casualidad tras terminar con mi primer EP, ‘In The Aftermath’, como un proyecto mastodóntico que no sabía si iba a ser capaz de abarcar completamente solo como tenía en mi cabeza. Tras muchísimas horas de trabajo y cultivando mi paciencia he conseguido hacer algo que me tiene muy emocionado y que estoy deseando escuchar una vez lo grabe con buenos medios y pueda llevarlo al público. De momento no puedo dar más detalles, pero espero que todo esté listo para algún momento del año que viene. ¡No puedo esperar más!

 Muchas gracias a OS

 

 

Comentario ( 1 )

  • Este chico promete… Sabe hablar.. Hacer música.. Trabajar en otros ámbitos… En fin se merece todo reconocimiento musical

Comments are closed.