Entrevista a Time for Action

Entrevista a Time for Action

Definir a TIME FOR ACTION como una banda de rock a secas es, a todas luces, quedarse corto.

Una nueva ola de rock fresca, con enérgicos riffs de guitarra y pegadizas melodías, en la vanguardia de los sonidos europeos con los que mezclan electrónica, funk o pop que ahora nos trae “The End of your Kingdom”, su primer trabajo.

Este disco ha aunado la “Sala de Máquinas” con Manuel Torroglosa, “Metropol Estudios” con Pablo Rousselon y la producción de la propia banda, para dar ocho cortes con sabor propio que no dejan indiferente.

¡Es el momento, llegó la hora, es TIME FOR ACTION!

La historia de Time for Action se escribe rápido, pero con paso firme. Formados en Madrid, en 2016 lanzan su primer EP “Wake up guy!”, una auténtica declaración de intenciones. Un año más tarde, en 2017, logran convertirse en los ganadores del certamen Emergenza Festival en España, y participan en el festival Taubertal Open Air de Alemania, compartiendo escenario con bandas de la talla de Rise Against y Billy Talent.

El camino estaba claro y desde entonces se sucedieron escenarios y conciertos, como el que dieron en abril de 2018 en el EDP Madrid Maratón, concretamente en el escenario de Plaza de Colón. Tras un último concierto este mismo año, la banda decide centrarse y emplear todos los esfuerzos en “The End Of Your Kingdom”, su primer disco.

¿Cómo se formó el grupo? ¿Cómo se eligió el nombre?

Time For Action es nuestra banda del instituto. Jaime, Alberto y Víctor (guitarra, batería y bajo), se juntaron en 2013 y fundaron una primera agrupación, con un nombre diferente. Preparaban versiones de grupos de punk rock, y luego las tocaban en las fiestas de Rivas o donde les dejaran.

Alberto y Víctor fueron quienes bautizaron al grupo cuando una noche, después de un ensayo, decidieron que la música era a lo que se dedicarían, y querían tomárselo en serio. En otras palabras, decidieron que era “el momento de pasar a la acción”.

En 2015 entró en la banda Miguel (voz), y a partir de ese momento empezamos a componer temas propios muy simples, al principio, y de un estilo más cercano al punk. Después, tras la llegada del otro Jaime (segunda guitarra) en 2016, comenzamos a refinar más nuestra música y a acercarnos más al estilo actual.

¿Cuáles son vuestros músicos preferidos que puedan definir el estilo musical del grupo?

A la hora de hacer nuestra música hay sin duda varias bandas que nos han marcado verdaderamente. Una de ellas fue Muse, sin lugar a dudas, y casi tanto como ellos, los Arctic Monkeys.

Después, tenemos a la vez la suerte y la desgracia de escuchar música muy diferente cada uno. Algunas veces eso nos ha hecho discrepar a la hora de componer, pero por lo general, ésta variedad nos ha permitido poder incluir muchas referencias diferentes y, al final, dar con un estilo propio y más personal, allí donde los gustos de los cinco se han encontrado.

¿Qué es lo más raro/divertido o terrorífico que os ha pasado en un concierto vuestro?

Una vez dimos un concierto del que casi no habíamos hecho promoción y, además, teníamos una fecha malísima. Creíamos que no vendría casi nadie, así que nos resignamos a tocar para 10 o 20 personas y palmar pasta.

Pero entonces, cuando íbamos por la segunda canción, entraron unos cuarenta chavales italianos que estaban de fiesta por el centro. Se quedaron a vernos y animaron un montón, cantando y bailando todo el rato. Al final, fue uno de los conciertos en los que mejor nos lo hemos pasado.

¿Desde cuándo sabéis que queréis tocar?

En general, nos adentramos en el mundo de la música durante la adolescencia, aunque Alberto y Miguel llevaban estudiando ya algunos años antes de que los demás se iniciaran en sus instrumentos.

Sin embargo, fue en 2016 cuando decidimos que era lo que queríamos hacer, si podíamos, de manera profesional.

Cuándo erais más jóvenes ¿Qué tipo de música os gustaba escuchar?

La verdad que desde pequeños hemos sido todos bastante rockeros. Últimamente puede que sí que nos hayamos diversificado un poco más en nuestros gustos. Algunos hemos tirado un poco más hacia el pop o incluso en cierta forma nos hemos acercado a la música electrónica, pero lo que siempre hemos llevado en el corazón es el Rock and Roll.

¿Erais afines a los gustos musicales de vuestros padres o hermanos mayores?

Sí, casi todos nosotros hemos heredado los gustos musicales de nuestros hermanos mayores y padres. Nunca nos pueden faltar los discos de Muse o Green Day que nuestros hermanos ponían en el coche, o los vinilos de Pink Floyd o Queen que nuestros padres reproducían en el salón de casa.

¿Os imaginabais antes el veros como estáis aquí y ahora?

Siempre hemos querido llegar a estar al nivel de los grupos a los que admiramos. Estamos todavía muy lejos de ese objetivo y nos queda por recorrer un largo camino lleno de esfuerzo y trabajo. Tenemos las metas bastante claras y desde que empezamos siempre habíamos soñado con poder tocar y mostrar nuestra música en diferentes salas. Así que de alguna manera sí que podíamos llegar a imaginarlo porque lo deseábamos con todas nuestras fuerzas.

¿De qué manera pensáis que las rrss influyen en la música hoy en día?

Las redes sociales a día de hoy son una parte igual de importante o incluso más que la música que hagas. No vale sólo con trabajar duro en el estudio y en la sala de ensayo, hay que elaborar una imagen y saber venderla. Intentar conseguir un gran número de seguidores que te apoyen y compartan tu contenido. Claramente si haces grandes discos pero no tienes a nadie que sepa de su lanzamiento puedes darte por perdido. Siempre ha sido así realmente, pero en los tiempos que corren las discográficas no suelen apostar por grupos pequeños y la mínima posibilidad de que se fijen en ti viene del éxito que tengas en tus redes sociales.

Recomendadnos una peli/serie o un libro/cómic

“American Gods” es una serie rara pero que está muy bien, y libros, últimamente hemos descubierto uno muy curioso llamado “Pre-suasión”.

¿Qué o quién os inspira para crear vuestros temas?

Siempre tenemos unos referentes claros en las bandas que nos gustan (como los Arctic Monkeys, Muse, U2, Elvis…), pero la inspiración muchas veces depende de los grupos que estemos escuchando en el momento en el que nos ponemos a componer.

¿Cómo os repartís la creación de temas nuevos?

Los procesos varían de un tema a otro. En algunas ocasiones viene uno con una idea para un riff; en otras, otro trae una melodía y unos acordes; o también puede ser que el germen de la nueva canción salga de una pequeña jam session en la sala de ensayo. Cada canción tiene un origen diferente pero al final todos conseguimos aportar nuestro granito para que el resultado final sea un tema con la esencia Time For Action claramente reconocible.

¿En qué festival o en qué sala os gustaría tocar?

Claramente siempre ha revoloteado por nuestras cabezas la idea de llegar a tocar en el Reading Festival o en Wembley. Ahí han tocado muchos de los grupos que tenemos como referencia y sería una experiencia alucinante poder llegar a pisar alguno de esos escenarios en algún momento de nuestras vidas.

¿Último concierto que habéis visto?

Hace mucho que todos no vemos un concierto juntos, pero el último probablemente fue en el Taubertal Festival de Alemania en 2017, la vez que fuimos allí a tocar, representando a España en el concurso Emergenza Festival.

Allí vimos a bandas como Rise Against y Biffy Clyro, que nos fliparon.

¿Una banda emergente española o poco conocida por el público en general que os guste?

Pues nos gusta mucho una banda de Asturias con la que además tuvimos el placer de tocar en la Sala Siroco el pasado año. Su nombre es Gethere y tienen un rollo un poco inspirado en los Red Hot Chili Peppers super interesante.

¿Qué opináis de los circuitos de música en directo en España?

Durante años ha sido muy complicado y frustrante. El de músico de rock de es uno de esos oficios en los que, por algún motivo, está bien visto el tener que pagar para trabajar. Montas un concierto, con todo lo que eso conlleva (venta de entradas, promoción, ensayos…), y a la hora de negociar con la sala, a pesar de que has sido tú quien ha organizado todo y va a traerles el público, te encuentras con que te cobran doscientos o trescientos euros “por el alquiler”, y ya te las apañas tú para recuperar ese dinero y sacar beneficios. Es abusivo.

Sin embargo, en los últimos tiempos parece que la tendencia está cambiando, quizá porque, en vista de las condiciones que se ofrecían, la oferta de grupos ha empezado a disminuir. Cada vez nos encontramos con más lugares en los que te ayudan con la promo y, o bien te ofrecen una remuneración por tocar, o los beneficios por la venta de entradas y consumiciones se reparten justamente entre la sala y el grupo, lo cual está mucho mejor.

¿Sois unos clásicos y escucháis vinilos o cd o estáis “streamingtizados”?

Si la inclinación por el streaming ya es clara entre los “millenials”, que son un poco más mayores, imagínate nosotros, que somos “generación z”. Tenemos algunos CDs de los grupos que más nos gustan, es verdad, pero el 90% de la música que escuchamos es en playlists de Spotify.

¿Con qué grupo o artista os gustaría tocar o grabar?

Debido a nuestros gustos diferentes, cada uno te diría un grupo distinto, pero creo que todos querríamos poder hacer algo con Justin Bieber algún día… Si no se puede, nos conformaríamos con Muse, U2 o Coldplay.

¿En qué estudio os gustaría grabar un disco?; ¿algún productor que os motive?

Actualmente nos inclinamos más por la autoproducción, y seguiremos así, al menos mientras tengamos tantas ideas y ganas de probar cosas nuevas como ahora. Hemos trabajado con dos productores hasta el momento, y hemos visto que estamos más cómodos experimentando por nuestra cuenta, ya que nos da mayor libertad, y el resultado nos agrada más.

Por supuesto, más adelante nos encantaría poder trabajar con alguno de los grandes maestros, como Andy Wallace o Butch Vig, y grabar en algún estudio como el Abbey Road o Electric Lady.

¿Próximos planes del grupo?

De momento, mover “The End Of Your Kingdom” a saco, dando una gira, y aprovechando cualquier oportunidad que tengamos para enseñarlo. Después, grabaremos algún otro videoclip para darle un segundo impulso, y si podemos, trataremos de salir de España y dar todos los conciertos que podamos por Europa.

Más adelante, ¿quién sabe? Tenemos mucha más música que enseñar todavía. Puede que el segundo disco no se demore demasiado

 

Muchas gracias a Time for Action

 

Dejar un comentario