Los Secretos – 40 años – Una Vida a Tu Lado

Los Secretos – 40 años – Una Vida a Tu Lado

Los Secretos – 40 Años – Wizink Center 06/07/2018

Viernes 6 de julio de 2018, la banda española que más ha perdurado en el tiempo, incluso con sus fallecimientos, ofreció un concierto para celebrar sus 40 años en los escenarios con el show «Una vida a tu lado».

Nos sorprendieron con un montaje de escenario en el centro de la pista, con distintos micros repartidos en varias zonas donde Alvaro iba pasando de uno a otro para seguir cantando, aunque hubo demasiados problemas de sonido y cuando llegaba Alvaro a cantar el micro no funcionaba.

Con el montaje de escenario en el centro de la pista, obligaba a tener todo el sistema de sonido line array y los subwoofers colgados de la estructura superior, y penalizaba en cierta manera la potencia del sonido. Los sonidos graves no llegaban con la contundencia necesaria y en ciertos momentos había falta de nitidez sonora. Un experimento demasiado arriesgado, aunque en este caso si daba un cierto movimiento a la banda que les obligaba a moverse de un sitio a otro para que permitieran la visión del público. Santi Fernández tenía tres baterías montadas,  dos de ellas enfrentadas y solo con girar 180 grados podía tocar una u otra.

El concierto empezó poco después de la hora anunciada, 21:30, donde estuvieron enlazando canciones sin parar durante un largo tiempo, Alvaro Urquijo con su Gibson Les Paul amarilla que tenía arrinconada hace tiempo, y soberbio el tema Qué solo estás.

Lou Marini, saxo de entre otros The Blues Brothers, estuvo acompañando en el clásico Buena Chica, aunque ciertamente un poco despistado y no todo lo bien arreglado que debería haber sido, sobre todo teniendo el cuenta que es un tema fundamental de la banda.

Otro invitado, desconocido para la mayoría, fue Ron Sexmith, autor del Get it Line que versionaron los secretos en su disco Algo Prestado, traducida como Ponte en la fila, hubo un poco de descoordinación entre la banda y el invitado.

También estaba Jackson Browne, que como decía Ramón Arroyo en una entrevista anterior, habían montado este espectáculo para tener un motivo para tocar con él. En el tema,  Cómo un corazón, también hubo cierta descoordinación entre la banda y el invitado y quedó algo deslucida, aunque es complicado poner en directo tal como suena en el disco con la producción del maestro Nigel Walker.

Sonó una versión del Eres Tú de Mocedades coreada ampliamente por el público asistente.

En un momento intervino un mago, Jorge Blas, que con juego de cartas, acabó creando una imagen de Enrique Urqujo, que sirvió para enlazar con su tema Aunque tú no lo sepas, y la parte más intimista del concierto.

No hicieron ningún, bis, solamente un amago de despedida, cuando todos se metieron una estructura colgada del techo, que se volvió a elevar, y después de un destello de pirotecnia, desaparecieron de dicha caja y volvieron a aparecer en el escenario.

Salieron todos los invitados y tocaron el clásico de Jackson Browne, Stay, coreada por el público, aunque una vez más, se notaba cierta descoordinación.

En resumen, el concierto, estuvo bien, pero sin llegar al nivel del concierto en Las Ventas por el 30 aniversario en 2008, que ciertamente fue insuperable.

Se echó de menos la presencia de artistas nacionales, y sobre todo Jose María Granados y su Nada Más, que tampoco intrepretaron. Faltaron algunos temas de como Colgado, Balsera, A Callejear y para mi gusto sobraron otros que la gente casi ni conocía (Trenes Perdidos o Échame a mi la culpa de Albert Hammond).

Espero que el montaje en vídeo sea mejor que lo que se veía por las pantallas, porque el cámara o el realizador no conocían los temas, y estaban despistados para enfocar a quien estaba tocando la parte de solo en ese momento, ya fueran las guitarras de Ramón o Alvaro o el piano de Jesús Redondo.

Un total de poco más de 2 horas  y media duró el concierto, sin bises como he dicho antes, un saludo final de todo los músicos e invitados y a dormir.

Aún así, con la complejidad del escenario, los problemas técnicos y algunas descoordinaciones con los invitados, supieron estar a la altura y se ganaron al público que asistió al evento. Volveremos en el 50 aniversario.

Linkmusic Team